Hacer cola por el pan es un trato cruel, inhumano y viola la libertad y el derecho a la vida.